Refresque su hogar: ¡es sencillo, rápido y económico!

Refresque su hogar: ¡es sencillo, rápido y económico!

Una vez que ha llegado el ansiado verano, el calor se apodera de los hogares y, en muchos casos, la factura eléctrica aumenta por el uso excesivo de aires acondicionados o la mala rutina de los ventiladores encendidos durante todo el día.

Para combatir las altas temperaturas, mantener fresco el hogar y ahorrar dinero, existen una serie de consejos muy sencillos y eficaces que puede poner en práctica a partir de este momento.

Así que tome nota y despídase del calor en su hogar:

  1.  Bloquee el acceso de calor por las ventanas.

Para los días de sol intenso, las cortinas y persianas funcionan como bloqueador del calor.

Al cerrar cortinas y bajar persianas se oscurecerán las estancias de la casa y, este efecto de sombra, disminuirá la temperatura y conservará la frescura del hogar.

Para ello puede usar soluciones como la persiana roller blackout color beige y la cortina blackout color blanco, ambos elementos disponibles en diversos tonos.

El tejido blackout que utilizan, tanto la cortina como la persiana, impide el paso de los rayos del sol.

Desde la parte exterior de la ventana, también se puede bloquear el acceso de la luz solar y refrescar las habitaciones. Esto lo puede lograr con la instalación de un toldo retráctil café oscuro.

Su sistema ajustable permite graduar la estructura para obtener la cobertura que desee, es decir, conseguir la cantidad de luz o sombra que requiera. También funciona para las puertas de vidrio.

  1. Suprima la separación entre el piso y la puerta.

Cualquier espacio abierto es una vía para que ingrese el calor a las estancias, por ello es importante poner atención a la separación que generalmente hay entre la puerta y el suelo.

Una forma sencilla de eliminar ese acceso de aire caliente a las habitaciones es instalando un burlete flexible de 36”. Este sencillo pero funcional elemento, además de aislar y proteger el hogar de corrientes de aire caliente, también cumple esta función con el paso de aire frío, polvo e insectos.

Los burletes también pueden ser una opción para las ventanas que cuentan con espacios.

  1. Ventile en las horas más frescas del día.

Conserve las puertas y ventanas cerradas durante los momentos más cálidos (mediodía y primeras horas de la tarde) para evitar recalentar el ambiente; sin embargo, cuando la temperatura baje (al inicio de la mañana y al final de la tarde, incluso por las noches), ábralas y permita que fluya el aire más fresco del día.

  1. Purifique el aire.

Para todas esas horas en que permanecerán cerradas las puertas y ventanas, así como para el bienestar de quienes habitan y pasan la mayor cantidad de tiempo en el hogar, es fundamental contar con un purificador de aire.

Este aparato tiene la misión de eliminar los elementos contaminantes o tóxicos que se encuentran en el aire, es decir, limpia, renueva y refresca el ambiente.

Su funcionamiento es sencillo. El equipo capta el aire del ambiente mediante un ventilador, el cual pasa por un filtro y este retiene todas las partículas nocivas e impurezas; además, elimina malos olores.

Es ideal utilizar un ventilador de aire en lugares con poca ventilación o en hogares donde vivan personas con problemas respiratorios o de la piel.

  1. Prefiera la luz LED.

Otra recomendación es sustituir luminarias incandescentes que tiene en el hogar por soluciones LED, ya sea un tubo de luz blanca LED, una lámpara blanca redonda con luz cálida o un tradicional bombillo LED de luz fría.

Estos y demás productos con tecnología LED, además de emanar menos calor, también ahorran más energía, producen menos emisiones de CO2 y son de gran durabilidad.

  1. Configure su ventilador de techo a rotación antihoraria.

Otra forma de refrescar las diferentes estancias del hogar durante el verano o días muy calurosos es con ayuda de los ventiladores, programando sus aspas para que giren en dirección contrarias a las manecillas del reloj.

Esta rotación hará que el aire caliente suba y forzará a que baje el aire más frío. Por el contrario, durante el invierno deben girar en sentido horario.

Para lograr esto, cuenta con soluciones con inversor de giro, como el ventilador oscuro 5 aspas 36” o el ventilador de uso externo con acabado bronce.

  1. Rodéese de plantas.

Una forma natural de refrescar el hogar es colocando plantas cerca de los accesos de luz y calor, por ejemplo, las ventanas, puertas y/o balcones.

Las plantas tienen la capacidad de actuar como refrigerantes, es decir, absorben el calor y oxigenan el aire, asimismo regulan la humedad del ambiente.

Una alternativa por su belleza y alto valor decorativo es la orquídea denbrobium. Su flor aporta mucha elegancia a una variedad de espacios. Tiene una larga vida y requiere de riego moderado, buena iluminación y ventilación.

Tome en cuenta que las vegetaciones de hojas verdes y grandes serán sus mejores aliadas para conservar una buena temperatura de su hogar.

Además de la frescura de las estancias, es importante que, tanto la decoración de las habitaciones como las plantas, mantengan una buena estética, así que deje de lado los baldes o recipientes viejos y opte por la decoración con piedra blanca si cuenta con un jardín interno, o bien utilice macetas.

Las opciones de estos contenedores son muy amplias, por ejemplo, puede elegir entre una maceta plástica color beige, una de color terracota o bien una de tono chocolate, según la paleta de color con la que cuenten sus ambientes.

Otras alternativas con gran atractivo son las macetas tipo dona, como la lisa gris oscuro mate o la lisa blanco brillo.

Para que sus plantas crezcan y se mantengan siempre bellas y fuertes, y de paso puedan conservar su hogar fresco y puro, es fundamental que utilice tierra abonada.

El riego periódico según el tipo de planta y la eliminación de maleza o plagas también es esencial.

  1.     Decore para la época de verano.

Detalles como los muebles, alfombras o los colores de las paredes pueden influir en la sensación térmica del hogar.

Se recomienda utilizar muebles de materiales naturales como lino, algodón o madera, ya que regulan mejor la humedad y el calor.

También se aconseja guardar las alfombras que cubren por completo las habitaciones durante esta época cálida.

Otra sugerencia son los colores claros en las paredes, debido a que los tonos claros absorben menos calor y reflejan mejor la luz. Esto también se puede aplicar en otros elementos como muebles, cortinas y ropa de cama, siempre y cuando se mantenga un equilibrio.

  1. Encienda solo los electrodomésticos y luces necesarias.

Olvidarse de apagar el televisor o la computadora o mantener la luz de una habitación encendida puede aumentar hasta 2° la temperatura de una estancia.

Así que, diariamente verifique y apague si es necesario los equipos y luminarias que se encuentren encendidas innecesariamente. Esto le ayudará a conservar un ambiente fresco y le permitirá un ahorro en su factura eléctrica.

  1. Riegue el jardín.

Si cuenta con jardín, también aproveche la caída del sol para regar las plantas y el césped, con esta práctica la sensación térmica fuera y dentro de la casa bajará de inmediato. 

Para complementar estos fáciles y útiles consejos, puede plantar árboles cerca de las ventanas que reciben más luz solar, esto le brindará a medio plazo mayor protección de los rayos UV y reducirá la cantidad de calor que absorbe el hogar.

Combata el calor y disfrute su hogar durante todo el verano.