Logre deliciosos platillos ahumados en su parrilla de gas

Logre deliciosos platillos ahumados en su parrilla de gas

El sabor ahumado es algo que todos los parrilleros adoran y buscan en cada uno de sus asados, tanto con una parrilla con carbón o de gas… ¡Sí, de gas!

¿Cómo obtener el ahumado con este tipo de asador?

Con una parrilla de gas de 3 quemadores y la correcta elección de la carne y la madera, podrá lograrlo fácilmente.

Pasos:

1. Elija la carne. En una parrilla de gas puede ahumar de todo, sin embargo, carnes como el pescado, la pechuga de pollo y las chuletas de cerdo son excelentes tipos de alimentos para alcanzar este sabor y darle un gran gusto a su paladar.

2. Seleccione la madera. Existen diferentes tipos de madera que pueden ayudarle a lograr el ahumado adecuado, entre las opciones están:

- Encino. Dota de un ahumado intenso, por lo que su uso debe ser moderado.

- Nogal. También ofrece un ahumado potente. Es ideal para carnes rojas.

- Manzano. Su intensidad de ahumado es media. Va muy bien para la cocción de jamones, también funciona para piernas de cerdo.

- Mezquite. Es una de las más utilizadas, ya que con poca madera se obtiene gran sabor. Se utiliza para todo tipo de carnes y verduras.

- Durazno. Brinda un ahumado suave y dulce, por lo que se recomienda para asar pollo y pescado.

- Cerezo. Brinda el mismo tipo de ahumado que el durazno, pero de forma más sutil. Es perfecto para el asado de embutidos, aves y cerdo.

- Cedro. Esta madera es perfecta para ahumar pescados. Hay que tomar en cuenta que se consume más rápido que el resto de alternativas.

3. Tamaño de la madera. El tamaño de la madera es otro factor que se debe tener en cuenta. Estas son algunas alternativas:

- Trozos. Estos se consumen de manera más pausada. Con dos piezas es suficiente para expedir humo lento y constante.

- Astillas. Son piezas pequeñas que se queman con mayor rapidez, por lo que el humo empieza actuar más rápido. Es posible que deba colocar más astillas durante el ciclo de cocimiento.

- Pellets. Este es un combustible hecho de aserrín húmedo comprimido, cada pieza mide media pulgada de largo. Son muy utilizados para las parrilladas debido a que pueden introducirse de manera controlada al fuego, con lo que se puede obtener un humo constante.

¿Remojar o no la madera?

Los trozos, al ser de mayor tamaño y más densos, poseen humedad en su interior, por lo que cuando se quema la madera produce más humo. Es decir, remojar sería innecesario.

En el caso de las astillas, debido a su pequeño tamaño, al remojarlas absorben muy poca humedad, la cual se evapora rápidamente generando muy poco humo. En conclusión, remojarlas o no, no hace ninguna diferencia.

4. Momento de ahumar

Una vez seleccionados el tipo de carne y de madera, es momento de preparar la parrilla y ahumar los alimentos siguiendo estos pasos:

- Encienda a máxima potencia un quemador lateral y sobre ese lado de la parrilla coloque la madera. Cuando empiece a humear, puede bajar un poco el fuego.

- Al otro extremo, en la bandeja sobre el o los quemadores apagados, coloque un recipiente de aluminio pequeño con agua.

- Posteriormente, coloque la carne en la parrilla donde no reciba fuego directo. Si su parrilla cuenta con rejillas altas, puede poner los alimentos en esa área.

- Cierre la tapa y cualquier otro acceso de ventilación que tenga la parrilla. Abra cada cierto tiempo para revisar la carne, sin embargo, tome en cuenta que cada vez que abra la tapa se extenderá el tiempo de cocción y ahumado.

Sugerencias:

-La temperatura ideal para ahumar es de 230° a 250° F.

-La carne debe estar a temperatura ambiente antes de colocarla en la parrilla.

Con estas sencillas técnicas obtendrá un exquisito sabor ahumado en su parrilla de gas.