Ex jugador profesional y entrenador de fútbol

Ex jugador profesional y entrenador de fútbol

Se retiró del fútbol, estudió administración de empresas y encontró una nueva aventura: “mi pasión en mi nuevo hogar Ferretería EPA”

Julio César Morales Vargas fue un jugador que pasó varios años en el equipo de Cartago Fútbol Club y culminó su carrera deportiva en el equipo de la Universidad de Costa Rica. Actualmente se encuentra dentro de  las filas de personal de EPA, en el Área de Seguridad Laboral.

El tiempo libre lo dedica a transmitir su conocimiento en el deporte a nuevas promesas del fútbol nacional, además tiene a cargo un equipo de fútbol 11 en donde se desempeña como entrenador principal desarrollando jóvenes entre 14 y 18 años. 

¿Cómo fue tu comienzo y trayectoria en este deporte?

“Desde pequeño me gustó el fútbol, vengo de una familia futbolera. Mi padre fue jugador profesional y yo seguí sus pasos. A los 9 años inicié mi camino en la liga menor de mi barrio en La Lima de Cartago, a los 11 años pasé a la Liga Menor del Cartago Fútbol Club, donde pasé por todas las categorías hasta lograr debutar en primera división a los 17 años con el Cartaginés. Jugué también con la Asociación Deportiva Ramonense y la Universidad de Costa Rica en primera división. En segunda división lo hice con el Municipal Paraíso”.

¿Cuándo decidiste retirarte?

“A la edad de 30 años tomé una de las decisiones más difíciles de mi vida, dejar la faceta de futbolista que fue una de mis pasiones. Pensar en el futuro e iniciar el desempeño de mi carrera en Administración de Empresas para tomar experiencia me llevó al retiro, a la vez encontré una nueva aventura y pasión en mi nuevo hogar; Ferretería EPA, de lo cual me siento orgulloso y feliz de trabajar aquí”.

¿Cuál es tu motivación en enseñar a los jóvenes la importancia del deporte?

“Mi motivación primordial es incentivar el deporte como una opción de desarrollo integral junto con el estudio, además es una forma de alejar a los jóvenes de cualquier vicio o situación que los pueda desviar de su bienestar físico, emocional y social. Convivir con jóvenes, escucharlos y aconsejarlos con mis experiencias en el deporte me hace sentir bien al ver la alegría de cada uno de ellos”.

Sin duda alguna en Julio se ve reflejado uno de nuestros valores como Epanos, la Constancia.

Reflejado uno de nuestros valores como Epanos, la Constancia