Confort en la sala de estudio

Confort en la sala de estudio

Confort en la sala de estudio

Confort en la sala de estudio

De la mano con el inicio de las clases, prepare el espacio de los pequeños del hogar con los accesorios básicos para el buen desempeño durante el curso lectivo.

Piense en un espacio de concentración moderno y acogedor. Procure que se encuentre alejado de la sala de televisión o de la habitación del pequeño. Los televisores, videojuegos y hasta la propia cama suelen ser los distractores más comunes al momento de estudiar.

¿Qué debe contemplar en este espacio?

La importancia de tener un espacio específico dedicado al estudio radica en la necesidad de concentración que requieren los niños y adolescentes para sus tareas y trabajos académicos. La mesa del comedor, por ejemplo, no propicia tranquilidad ni silencio debido al flujo de personas por ese lugar.

Tome nota y haga un listado de lo que debe tener esta sala de estudio:

Silla para escritorio. Este es el accesorio más importante en toda la habitación, pues los pequeños pasarán muchas horas estudiando y realizando tareas sentados frente al escritorio.

Elija una silla ergonómica que se adapte al niño. Si hay más de un pequeño en la casa y tienen una estatura similar podrán utilizar la misma silla, de lo contrario deberá de tener sillas para cada uno. Escoja entre sillas con o sin apoyabrazos y aquellas que favorezcan la buena postura.

Escritorio. El escritorio es el segundo elemento en importancia pues la amplitud del sobre y la altura son fundamentales para que los pequeños tengan un complemento idóneo entre la silla y el escritorio.

De acuerdo con el espacio, puede decidir entre diferentes tamaños de escritorios. También puede considerar un escritorio con espacio para la computadora y que a la vez le permita tener a mano los libros, cuadernos, portafolios y otros materiales de estudio.

Biblioteca. Este es un elemento complementario pero recomendable para un cuarto de estudio. Es recomendable elegir una que se adecue a la estatura de los pequeños para evitar el uso de sillas o escaleras.

Según los gustos y la amplitud del aposento puede inclinarse por una biblioteca de melamina que posea puertas, para mayor orden.

Lo ideal es que este espacio cuente con al menos una ventana que permita la entrada de luz natural y que se complemente con luz blanca, ideal para cuartos de estudio. La combinación entre la luz fría y cálida evita el desgaste de la visión. Agregue una lámpara al escritorio.

El orden y la limpieza, la luz, la ventilación y la distribución del espacio juegan un papel fundamental para crear una sala confortable y lo más importante, apropiada para el rendimiento escolar de los pequeños.

Listos y preparados. ¡Qué inicien las clases!