Con cinta en mano y ¡a pintar!

Con cinta en mano y ¡a pintar!

Con cinta en mano y ¡a pintar!

Con cinta en mano y ¡a pintar!

Cuando decidimos tomar una brocha para retocar una pared o cambiarla de color, con frecuencia suceden dos cosas: nos falta pintura o nos sobra mucha que al final no utilizamos.

Usted puede utilizar una sencilla fórmula que le ayudará a calcular la cantidad de pintura que requiere para dejar ese espacio con el mejor acabado.

ancho x largo = metros cuadrados

El primer paso es medir las superficies. Con una cinta métrica calcule los metros del ancho y del largo de la pared. Multiplique ambas cifras y obtendrá la cantidad de metros cuadrados.

Por ejemplo, si la pared de la habitación mide 3 metros de ancho y 2.5 metros de alto, el total es de 7,5 m2.

Si esta cuenta con ventanales u otros elementos que no llevarán pintura, debe realizar el mismo cálculo utilizando la fórmula descrita y restarlo al total de metros cuadrados del sector a pintar.

En caso de pintar varias paredes o espacios con el mismo color, sume todas las medidas en metros cuadrados.

¿Cómo calcular la cantidad de pintura?

Luego de contar con dichas medidas, el siguiente paso es el crucial: calcular la cantidad de pintura que requiere. Es muy sencillo:

Consulte el rendimiento de la pintura con ayuda de un especialista o revisando la ficha técnica del producto.

Tenga claro en qué tipo de superficie trabajará, pues la pintura en áreas lisas presenta un mayor rendimiento que en las que cuentan con acabados porosos y rugosos.

Normalmente el rendimiento de la pintura oscila entre 30 y 35 m2 por galón, sin embargo puede variar según el espesor del líquido.

Si desea pintar del mismo color que el que estaba aplicado, con poca pintura logrará más rápido el acabado. Si pasa de un color oscuro a uno claro necesitará más manos de pintura.

Una recomendación muy valiosa para conseguir mejor color y apariencia en las paredes es aplicar una mano de sellador antes del látex. Los selladores pueden ser utilizados en diferentes superficies.

En el caso de los metales, que evitan la adherencia, el sellador o primer genera una capa donde la pintura puede adherirse de manera tal que no se despegue.

Por su naturaleza, las paredes de cemento o gypsum, así como las de madera, absorben rápidamente los líquidos, por lo que una mano de sellador permite un buen acabado.

Consejos para pintar su hogar

Solicite y conserve la tabla con el código de los colores que utilizó, en caso que requiera comprar un poco más de pintura durante los siguientes 6 meses. Contar con el código evitará que el tono varíe.

El verano es una época perfecta para realizar estas mejoras, pues la pintura secará más rápido.

El trabajo en equipo hará que toda su familia disfrute de la renovación de su hogar.